Charla con Guille Mesyngier: Entre el código y los murales

Buena parte de mi trabajo hoy en día es alimentar la cultura de Auth0; por eso busco hacer cosas que sean interesantes y copadas para la gente.

Charla con Guille Mesyngier:
Entre el código y los murales


Por: Camila García Sánchez


¿A qué te dedicás en Auth0?

Actualmente estoy trabajando en el Design Team. Mi posición es Full Stack Designer. Es la combinación entre un diseñador y un desarrollador front-end.


¿Cómo llegaste a Auth0?

Originalmente entré a Auth0 como Front-End, hace ya más de 4 años. Es bastante tiempo, pero no siento que haya pasado tanto porque los proyectos en los que trabajé fueron muy interesantes y la gente es espectacular. Me acuerdo que venía de un lugar en el que ya me sentía un poco incómodo. El ambiente del trabajo era distinto: éramos pocos y el clima había comenzado a ponerse espeso. Entonces decidí hablar con el Checho y Victor (ex Auziros), con los cuales había laburado algún tiempo tiempo atrás y nunca perdimos contacto. En una ocasión yo ya había hablado con el Checho y me dijo que estaba super contento en Auth0. Así que un día me decidí y le mandé un mensaje a Victor, que me respondió al toque y empezamos con las entrevistas a los dos días.


¿Qué fue lo que más te atrajo de lo que te contaron?

Lo que más me atraía de Auth0 era que manejaban el código a un nivel de perfección más alto del que yo tenía. Siempre que cambié de trabajo busqué aprender cosas nuevas, además obviamente del crecimiento económico, que es como el premio por el esfuerzo, ¿no? Yo creo que el valor más grande de estar en un lugar por mucho tiempo es el conocimiento que adquirimos. Después eso se aplica en cualquier lugar, pero no te lo da cualquier lugar.

¿Podrías describir la cultura de Auth0 en tres palabras?

Uy… es difícil. La cultura yo la definiría en una sola palabra: compleja. Desarrollando la complejidad, se divide en varias ramas la cultura. A mí me gusta la cultura de Auth0 porque me parece que es joven. Esa juventud y ese espíritu que tenemos todos de integrar el trabajo en nuestras vidas es algo que se tiene que mantener y la mejor forma de mantener algo es alimentándolo. Buena parte de mi trabajo hoy en día es alimentar la cultura de Auth0; por eso busco hacer cosas que sean interesantes y copadas para la gente. Para esto intento ser empático a la hora de sentarme a trabajar. Ilustrar, diseñar y hacer una página siempre obviamente lleva cierto nivel de tecnicismo y de análisis de proyectos, incluso procesos que son extensos, complejos y a veces cansadores, pero el resultado de algo que sale bien, es decir, cuando algo es bien recibido por la gente, es simplemente genial. No siempre uno tiene la posibilidad como diseñador de colaborar en cosas que hacen feliz a la gente. Yo me hice un poco conocido por hacer algunas remeras, una tarea que me divirtió mucho porque el objetivo fue que la gente se divierta usándolas.


¿Cuál fue el diseño que más disfrutaste hacer?

El diseño que más disfruté fue el último Swag que hice para un offsite. Tuve la idea y lo pude llevar a cabo con el aval del design team. Lo estuve laburando con Ceci (Cecilia Álvarez, Staff Designer), que en su momento era mi manager. Ceci estuvo de acuerdo en que esta era una buena posibilidad de trabajar con las manos. Todos los años voy buscando renovarme, y ese año mi goal de Auth0 fue pasar un poco a la manualidad y mezclar los dos mundos: usar la compu y trabajar con las manos. Para este diseño en especial trabajé haciendo las remeras a mano.

Sigo ilustrando y haciendo cosas, no a ese nivel de handmade, pero en general hacemos cosas que son interesantes. Es un tema que se relaciona mucho con las pasiones, el tema que se había elegido para el offsite y daba mucho para jugar con algo pasional, lo tangible, algo más humano... El diseño tiene mucho de filosofía y de análisis porque todos los diseños son distintos, el que haga las cosas solo porque son lindas no está diseñando bien.

El swag del offsite del 2019 en Los Cabos, México. Más en el Dribble de Guille


En cuanto a proyectos, ¿cuál fue el más desafiante?

Todo el tiempo tengo proyectos desafiantes. Yo trabajo en la parte Brand del Design Team, donde generalmente nos encargamos de muchos desafíos. Últimamente el más grande fue armar unas infografías que trabajé con Yenkel (Damian Schenkelman, Principal Engineer). Al final quedaron buenísimas, pero al principio cuando me senté a empezar a laburar con eso, me agarré la cabeza. Hacía mucho no trabajaba con infografías, y la última vez que había trabajado en una no había tenido suficiente tiempo para el análisis de la info. Al igual que un buen logo, hacer una infografía no es fácil.

Una de las infografías hechas por Guille, Ceci y Vittorio Bertocci (Principal Architect)


Exacto, tenés que transformar lo abstracto e intangible en lenguaje visual…

Claro, tenés que elegir un camino y seguir adelante. Es como vivir, tenés que elegir un camino, aprender del viaje y no arrepentirte. Seguir si te equivocaste, volver un poco atrás si querés y seguir adelante de vuelta. Tenés que decidir cuál va a ser tu figura, con qué vas a representar eso que tenés para decir. Para la infografía usé figuras muy abstractas, usé en algún puntos, cajas y cubos. Hubo una parte en donde pude explayarme un poco más, jugarmela, que está bueno siempre y cuando el owner de la tarea lo permita. Hay cosas que se tienen que mostrar de determinada manera y no las podés cambiar, pero con esto pudimos jugar un poco. Me resultó gratificante en cierto sentido porque tuve que generar parte del contenido; lo generamos en conjunto con Yenkel, fuimos viendo por dónde ir y qué mostrar. No estaba muy claro eso, se tenían que hacer infografías pero no teníamos el material. Era arrancar de cero, buscar qué podemos explorar de esto y cómo queremos mostrar a la compañía, mostrar el potencial que tenemos para esto.

Fue un poco: empezar con una guía básica y desarrollarla. La gente siempre espera que todo tenga cierto nivel de calidad. Eso se traduce en responsabilidad, y la responsabilidad siempre genera dificultad. La idea del diseño gráfico es hacer de este universo de contenidos algo un poco más ameno, más entendible.

Diseñaste también un mural que está en nuestra oficina de Buenos Aires. ¿Cómo surgió esa idea y cómo la ejecutaste?

El mural no lo hice yo solo, trabajé desde el principio en la gestación del mural. Era una idea que supongo la tenía Mati (Matias Woloski, CTO y co-fundador) desde el principio; se le ocurren cosas muy interesantes y muy locas y llevarlas a cabo es muy divertido. Cada vez que Mati me pregunta acerca de armar algo, mi respuesta es siempre la misma: “Si tenemos budget y tiempo, podemos hacer todo." No hay límite.

El mural de Buenos Aires



Él se lo propuso al Design Team. En ese momento Ceci era manager, y ella junto con Victor estaban llevando el proyecto a cabo. En una primera instancia tuvimos una experiencia mala con un artista que no rindió muy bien. Tiempo después, Mati volvió a insistir con el mural porque veía que no estaba avanzando, y el laburo cayó en mis manos y en las de Ceci también. Yo elegí al artista y los muralistas. Un día salí a pasear al centro cultural Recoleta y me encontré con un montón de murales geniales. Empecé a anotar quiénes los habían hecho. Había todo un laburo tipográfico gigantesco que era espectacular y estaba hecho con una definición muy buena. Me contacté con el director del grupo que había llevado a cabo el proyecto, Rojo Vivo, y con él empezamos a laburar con una idea de mural.

El diseño del mural llevó un mes y para la ejecución tardaron cuatro o cinco días, una demencia. Me acuerdo que había un evento esa semana, así que Mati me pidió que lo hiciera lo antes posible, y yo empecé a transpirar. Por eso te digo, ningún proyecto es fácil. En general, tal vez, cargo con más responsabilidad de la que debería, pero bueno, supongo que es parte de mi personalidad y de querer que las cosas salgan bien.

El color final fue espectacular. Lograron un color muy bueno y el objetivo era levantar el espíritu de la oficina. Que la gente venga a laburar y no encuentre un lugar vacío, que encuentre algo diverso, algo motivador…

Creo que la libertad creativa nos la vamos ganando. Mientras vas teniendo éxito en distintas cosas vas ejecutando más proyectos, estás más acostumbrado, tenés más experiencia y la gente va brindándote ese espacio. Tal vez pasa siendo Front-End también: pasás de que te digan donde meter la línea de código y cómo meterlo a tomar tus propias decisiones, decidir incluso a veces qué tipo de animación usar. Depende de qué libertad tengas. Yo como soy programador y diseñador, ¡decido ambas cosas!

Otro mural, en la oficina de Bellevue, diseñado por Guille e inspirado en el de Buenos Aires


Auth0 es una empresa remota, pero los que viven cerca de una oficina tienen la posibilidad de ir si quieren. ¿Qué tiene para vos de especial la oficina que te dan ganas de ir?

Es súper personal. Hay gente a la que no le gusta tanto estar en contacto con otras personas, o se distrae tal vez y prefiere trabajar desde la casa. A mí me gusta que la oficina está llena de personajes maravillosos y me nutre el contacto con la gente. Siento que se puede aprender de todo, desde algo completamente ajeno a mí que puede ser de HR o Recruiting, o incluso la gente que hace el mantenimiento de la oficina que son grandes actores del día a día porque hacen que nosotros nos sintamos como en casa. Mi casa está bastante limpia [risas].

Guille en la oficina de Buenos Aires


También trabajamos con gente en otros países, en donde no está la posibilidad de verse en el día a día. ¿Cómo lo vivís en tu caso?

Sí, hoy en día me toca trabajar con la mitad de mi equipo en Estados Unidos, incluso mi manager. Mi primera prueba de trabajar remoto fue en un momento en el cual yo me había tomado unas vacaciones y estaba en Europa. Me quedé un poco más de un mes, y me acuerdo que en ese momento estábamos empezando con las ideas para el offsite y me resultaba bastante difícil; el horario no ayudaba mucho. Por otro lado, el tema de comunicarse en inglés para mí fue todo un desafío. Hoy en día tengo muchas meetings y reuniones 1:1.

Esa es también una de mis cosas favoritas de Auth0, la posibilidad de estar cara a cara con tu manager y decirle lo que pensás, lo que está pasando. Es liberador.
Al principio hablaba de esta cultura que tiene Auth0 de manejar las cosas y una de mis cosas favoritas es esto: todo el mundo está interesado en saber qué te pasa. Me parece algo completamente lógico para que alguien pueda trabajar bien. Alguien que tiene cosas guardadas dentro suyo tiene parte de su cabeza ocupada. Si vos sabés que tu manager está compartiendo esa carga, ya sea a nivel laboral o de relaciones, desempeño tuyo o lo que sea, sabés que tu manager está enterado/a de ciertas cosas, y sabés que esa persona tiene, entre otras cosas, como responsabilidad tu bienestar, y está trabajando en eso. Eso debería aliviarnos un montón.


¿Tenés alguna anécdota que cuentes muy seguido de todos estos años?

Tengo varias. No se si van a ser muy polite…

Una anécdota favorita mía es del offsite de Cancún en 2017. Estábamos una noche en un bar con Yenkel, habíamos tomado un poco de más. Lo agarré y le dije: "Yenk, nunca te veo en los almuerzos, ¿qué onda?". Y me dice: “La verdad estoy todo el tiempo ocupado y a veces no me hago tiempo para salir a comer.” Le digo: “No, vos te tenés que tomar tu tiempo para almorzar.” No me dijo nada, se quedó pensando y cuando volvimos a Buenos Aires me dijo: “¿Sabes qué? Tenías razón. Voy a organizar Almuerzos con Yenkel: me voy a tomar un día a la semana y vamos a tener un invitado especial al que le vamos a hacer preguntas y el invitado va a proponer el restaurant al que vamos a ir todos."

Uno de los primeros Almuerzos con Yenkel


Fue espectacular y durante un tiempo tuvimos “Los Almuerzos con Yenkel”. No me acuerdo qué puesto tenía Yenkel en ese momento, pero era algún tipo de manager/director de algún area de Ingeniería, y estaba organizando pavadas conmigo, un simple Front-End, magia. Ahí me di cuenta de la calidad humana que tiene Auth0. Hoy en día tengo meetings con Eugenio y Matias y hablamos como pares, y una de las cosas que más valoro es esto: el poder charlar con cualquier persona y que cualquier persona te va a escuchar y aceptar.


Para cerrar, si tuvieras que recomendarle Auth0 a alguien, ¿qué le dirías?

Me tocó un montón de veces recomendar Auth0 y generalmente lo que digo es que es un lugar con una cultura muy interesante, que nuestro playroom es espectacular y está pintado por mí [risas]. Y además… fuera de eso, es un lugar interesante donde nos cuidan mucho, siempre me sentí cuidado en todo sentido. Te cuidan también en tu carrera. Potencialmente la mejor cosa que tiene es que hay mucho para explorar todavía. Por lo cual, si venís a Auth0 preparate para trabajar, tener ideas, divertirte y tener responsabilidades, ¿por qué no? Es eso. Creo que querer entrar a Auth0 es algo para estar entusiasmado. Es un lugar interesante, flexible, el ambiente es copado y donde uno tiene mucho para dar, para crecer, y hay gente muy inteligente y talentosa.

El playroom en la oficina de Buenos Aires, obra de Guille

Sumate al equipo de Auth0! https://auth0.com/careers